Comprensión de los estados de los tejidos

Este artículo trata sobre una temática un poco avanzada y ayuda a entender la base, situación y diferentes factores del paciente y QUE PLANTAS USAR observando con atención cada uno de los casos. El siguiente paso será extraer de manera correcta los constituyentes de las plantas y entender cómo se absorben, pero sobre esto aprenderemos en otra ocasión.

Enseñamos a fondo sobre la energética de las plantas y los estados de los tejidos y también como tratar cada desarmonía del cuerpo (popularmente llamada enfermedad) en el Curso avanzado de herborismo clínico en nuestra Academia de Plantas. Pero incluso para empezar nuestro trabajo con las plantas está bien entender cómo funciona este proceso y como hablar con las plantas para que hagan su magia.

Dos elementos primordiales están en la base de mi práctica como herborista.
El primero es mi relación personal con las hierbas y mi intensa adoración tanto por las plantas como por los hongos (y los líquenes, y algas podría añadir). El segundo es el enfoque sensorial y de sentido común que tomo para trabajar tanto con hierbas como con humanos.
Enseño la energética de plantas como algo principalmente organoléptico, perceptible en gran medida a través de nuestros sentidos.
Si bien estoy ciertamente (y constantemente) informada por el conocimiento transmitido (tradición, textos y maestros), la investigación científica y los conocimientos biomédicos, es la experiencia lo que subyace a todo.

Porque, antes de nada, cómo integraré y usaré algo, si no me funciona bien en el contexto de mi trabajo?

Así que empiezo aquí, con características que puedo observar con mis sentidos y así aprender a entender como algo significativo e indicativo el estado general de bienestar de cada persona.

Las plantas nos hablan a través de nuestro cuerpo. Cada vez que probamos la quemazón acre de Cayena o la frescura resbaladiza de la raíz de malvavisco, nuestros cuerpos responden a su composición única de maneras específicas. Cuando aprendemos cómo el cuerpo humano en general tiende a responder a una planta, y luego cómo es probable que respondan las personas de ciertas constituciones, y después cómo responde específicamente nuestro propio cuerpo, entonces comenzamos a percibir y recordar las acciones de cada planta en una variedad de tipos de personas y desequilibrios.

Para poder encontrar la mejor planta para el paciente tenemos que describir y diferenciar los patrones.

Estos incluyen patrones de efectos sobre el cuerpo humano por plantas que actualmente se denominan “energéticas”, como frío, calor, humedad o seco, relajación o estimulación. También incluyen varios tipos de diagnósticos en los que miramos a los patrones observables de función o disfunción en el cuerpo.

Los estados de los tejidos pertenecen a la última categoría y tienen su origen en la medicina humoral griega, y más tarde en el trabajo del médico fisiomedicalista J. M. Thurston, como se registra en su libro ¨The Philosophy of Physiomedicalism¨ (filosofía del fisiomedicalismo) en 1900.

Uno de mis profesores y uno de los mejores herboristas del mundo en mi opinión- Matthew Wood ha revivido, popularizado y ampliado recientemente esta herramienta de diagnóstico increíblemente útil. Jim McDonald también ayudó a expandir y simplificar los estados de los tejidos en un formato y una terminología aún más accesibles.

Lo que se presenta aquí es cómo entiendo y uso los estados de tejido en mi propia práctica y la forma en que se los enseño a mis alumnos y lo que tiene más sentido para mí.

Aquellos de vosotros que estéis familiarizados con la Medicina Tradicional China, Ayurveda, Unani Tibb, Kampo, Jamu u otros sistemas tradicionales de medicina reconocéis inmediatamente la utilidad de poder identificar estos patrones de forma rápida y competente.

Y ahora es probable que estéis pensando que es realmente el estado del tejido.

Algunas terminologías herbales o médicas son obtusas y casi incomprensibles, pero esta es bastante sencilla.

Es simplemente la condición de los tejidos, generalmente en todo el sistema pero potencialmente localizada. Matthew Wood las define como “condiciones de desequilibrio”.

Estos son los sentimientos que leemos en nuestros cuerpos una vez que escuchamos con atención.

Dependiendo de la constitución innata, algunos de nosotros somos más propensos a ciertos estados de tejido que otros, y algunos trastornos/enfermedades desencadenan estados de tejido específicos en la mayoría de las personas.

La observación del estado general del tejido de la persona, así como de cualquier desviación local, puede mejorar en gran medida la capacidad del médico para discernir la naturaleza de una dolencia, así como su tratamiento correspondiente.

Permítanme señalar que esto no es necesariamente un reemplazo para el diagnóstico biomédico y las pruebas relacionadas.

Esta es una herramienta dinámica nacida de la observación y la experiencia y, por lo tanto, puede complementar en gran medida los resultados de las pruebas convencionales e incluso darnos una ventaja sobre problemas o desequilibrios emergentes.

6 Cualidades y 3 Espectros Energéticos

Para comprender completamente los estados de los tejidos, primero debemos observar los componentes y conceptos de los que están hechos los estados de los tejidos. Los aspectos de la energética a los que se hace referencia más comúnmente se conocen a veces como Las Cuatro Cualidades, que son frío, caliente, húmedo y seco.

Estos pueden aplicarse a estados en el cuerpo humano o a los efectos que tienen los alimentos o medicamentos en el cuerpo.

Estas cuatro cualidades originales son enormemente útiles en el diagnóstico holístico por sí solas, pero añadir tensión y laxitud a la mezcla hace que sea un sistema de identificación aún más útil y de sentido común. Matthew Wood dice:

“Galeno reconoció solo las cuatro cualidades de Aristóteles, pero para completar y mejorar el trabajo clínico, también debemos incluir las dos condiciones básicas descritas por sus oponentes, los médicos metodistas: demasiada tensión (status strictus) o demasiada relajación (status laxus). Las cuatro cualidades representan desequilibrios opuestos fijos, mientras que los dos estados representan desequilibrios dinámicos debido al cambio o al agotamiento. Poniéndolos en conjunto tenemos un sistema de seis tipos, que corresponde al sistema de seis “estados tisulares” introducido por los fisiomedicalistas o médicos botánicos (descendientes de Samuel Thomson) a principios del siglo XX”.

No te centres demasiado viendo los nombres de los estados cuando lees sobre ellos en los libros de herborismo, solo concéntrate en caliente, frío, seco, húmedo, laxo y tenso y probablemente todo esto tendrá sentido para ti más rápidamente.

Estas son cualidades de sentido común que puedes experimentar fácilmente en tu propio cuerpo y no solo teoría abstracta. Considera que estas seis cualidades son en realidad tres espectros energéticos primarios.

En lugar de abordarlos como polos opuestos, intenta verlos como espectros en una rueda de colores donde habrá superposiciones y mezclas inevitables de colores y tonos.

Espectro Térmico: Frío-fresco-neutro-tibio-caliente

Ten en cuenta que frío y calor en este contexto significan específicamente una actividad fisiológica disminuida (fría) o aumentada (caliente). El frío en el diagnóstico a menudo se referirá a una sensación subjetiva de frío como parte de una imagen más amplia de funciones metabólicas deprimidas y otras funciones vitales.
Del mismo modo, el calor se asocia con la función metabólica / vital excitada (aumentada) que a veces resulta en hiperfunción.

Espectro de fluidos: Muy seco-seco-neutro-húmedo-muy húmedo

Un espectro muy literal y fácilmente observable en su mayor parte. Aquí buscamos una deficiencia de líquidos (no retener suficientes líquidos) o un exceso (retener demasiado líquido) en los tejidos.

Espectro estructural: Laxo-neutro-tenso

Los energéticos estructurales son aquellos que afectan directamente la tensión y laxitud de los tejidos, a menudo más notables en los sistemas musculoesquelético y nervioso, pero que tienen efectos importantes en todos los sistemas del cuerpo.

Relajar es hacer menos tenso, rígido, apretado o aflojar. Del latín “laxo”, literalmente “suelto”. Tomé el hábito de usar la palabra laxo en lugar de relajado de Jim McDonald, quien correctamente señala que el uso específico de una palabra tan general y de uso común como relajación, puede ser engañoso y fácilmente malinterpretado.

La tensión significa ser estirado, apretado. El exceso de tensión está asociado con la circulación restringida de sangre, fluidos y, lo que es más importante, la fuerza vital.

Espectros energéticos adicionales

Espectros adicionales incluyen el Espectro de Vitalidad de exceso y deficiencia y el Espectro de Flujo de estimulación y relajación. También son importantes pero menos necesarios para la mirada actual a los estados de los tejidos.

LOS 6 ESTADOS DEL TEJIDO

Caliente (excitación)

Definición: Este es el estado de hiperactividad en general, a veces denominada “excitación”, del organismo. Esta hiperfunción puede provocar irritación, sobreestimulación y una tendencia a la inflamación desencadenada fácilmente. A menudo hay una reacción exagerada a los alérgenos, bacterias, virus, etc.

Características observables: enrojecimiento e inflamación general de los tejidos (especialmente mucosas), sensaciones subjetivas de sobrecalentamiento, hipersensibilidad percibida a los estímulos, incluido el dolor. Lengua roja, con o sin saburra, a menudo con una punta puntiaguda. Pulso rápido.

Hierbas correspondientes: Las hierbas más adecuadas para este estado tisular suelen ser refrescantes. Los sabores agrio y amargo suelen ser los mejores para calmar la excitación y enfriar el calor en los tejidos. Las hierbas con estos sabores primarios son casi invariablemente refrescantes y pueden calmar la excitación y reducir la irritación.
Matthew Wood denomina a las hierbas que enfrían y calman los tejidos calientes como “sedantes”, con un énfasis especial en los remedios agrios y afrutados como la hoja de fresa y los escaramujos.

El calor puede surgir de varias fuentes primarias diferentes, incluida la irritación que requerirá los sedantes ácidos simples, también el calor de la sequedad (ver también el estado del tejido seco) donde la falta de fluidos vitales está causando que el calor vital esté fuera de control e indica una necesidad de demulcentes, muchos de los cuales son suaves o de sabor dulce. Por último, los amargos comúnmente utilizados para calmar el estado de los tejidos calientes a menudo también se consideran calmantes para el sistema nervioso, y algunos, como el aliso, también tienen un sabor secundario un tanto amargo.

Agrio: Fruto de Rosa, hoja de Fragaria, fruto de Crataegus, hoja de Filipendula y muchos otros remedios de la familia de las Rosáceas. Muchas especies de Rumex también son ácidas y refrescantes, y hacen un trabajo encomiable al reducir la inflamación y el calor general. Rhus spp., (especialmente el fruto) y Melissa.

Demulcente: estas son hierbas humectantes simples que generalmente son de naturaleza neutra a refrescante, con un sabor suave a dulce. Althaea, Malva, Sphaeralcoa, Alcea y muchas otras de la familia Malvaceae son refrescantes y humectantes y excelentes para esta aplicación. Tilia es otra planta calmante y humectante a menudo apropiada aquí.

Amargo: Se incluyen Artemisia (un amargo aromático que a veces se clasifica como cálido, pero que reduce claramente la inflamación y el estado de los tejidos calientes, especialmente en los tejidos hepático/digestivo), Scutellaria (un calmante de leve a extremadamente amargo, dependiendo de la especie), Frasera , Gentiana, corteza de Alnus (dulce, agrio y amargo), flor de Matricaria y hojas y flores de Achillea.

Frío (Depresión)

Definición: El estado en que hay una baja actividad/depresión general del organismo. Esta hipofunción puede dar como resultado una falta de respuesta a la estimulación normal debido a una deficiencia de fuerza vital, falta de fuego digestivo y, por lo tanto, malabsorción de nutrientes.
A menudo hay una falta de respuesta inmune adecuada a los alérgenos, bacterias, virus, etc.

Características observables: Palidez, sensaciones subjetivas de frialdad, lentitud de movimientos, disminución de la intensidad de la sensación. Sensación de cansancio y dificultad para pensar con claridad. Lengua pálida y pulso lento. Dolor sordo y continuo que se siente mejor con calor o hierbas calientes.
La hinchazón, el estancamiento de los alimentos, la flatulencia y los eructos pueden ocurrir como resultado de una alteración del fuego digestivo.
Matthew Wood afirma que “la depresión en la vasculatura periférica puede causar síntomas de calor, pero el frío subyacente todavía necesita ser tratado con hierbas estimulantes y calientes.¨

Hierbas correspondientes: Los remedios más apropiados para este estado tisular suelen ser cálidos y de sabor aromático y/o especiado. Matthew Wood llama a esta categoría de hierbas “estimulantes”, ya que estimulan una mayor actividad fisiológica. Muchas plantas cálidas de Lamiaceae pertenecen a esta categoría, al igual que varios miembros de Brassicaceae y Apiaceae. Muchas hierbas son relevantes aquí, incluidas la mayoría de las especias de cocina.

Picantes: Rosmarinus, Capsicum, Thymus, Monarda, Cinnamomum spp., Capsella, Sisymbrium irio, Armoracia rusticana, Allium spp., etc.

Aromáticas cálidas: Pinus, Abies, Lavandula, Salvia aromática spp., Juniperus spp., etc.

Amargos aromáticos: Solidago spp., Juglans spp., Artemisia spp. (también incluido en el estado del tejido de calor debido a la capacidad fenomenal de este género para aumentar la actividad fisiológica y al mismo tiempo calmar el exceso de excitación del tejido), Ligusticum spp., Acorus calamus, Angelica spp., Inula helenium, etc.

Seco (Atrofia)

Definición: El estado en que hay una falta de líquidos en los tejidos, ya sea porque no se produce suficiente grasa o agua o porque el cuerpo no la contiene adecuadamente. Esta sequedad, si es prolongada y/o severa, eventualmente puede introducir un estado de atrofia (falta de función) en los tejidos (Wood).
Como Matthew Wood y Jim McDonald señalan con bastante frecuencia (y por una buena razón), hay más de un tipo de sequedad. Tanto la grasa como el agua son necesarias para el correcto funcionamiento del cuerpo, y alguien puede tener deficiencia de uno o ambos líquidos. Wood también señala que la falta de secreción digestiva también puede considerarse una indicación de una condición seca.

Características observables: piel, cabello y mucosa secos (que progresan a marchitos), estreñimiento con heces secas y duras. La lengua suele ser delgada y seca, y puede marchitarse si la sequedad ha progresado hasta atrofiarse (Wood). En algunos casos, la lengua puede parecer laxa o hinchada, pero aún está seca y también puede estar agrietada. También puede haber rigidez en las articulaciones por falta de lubricación y sensación de fragilidad en todo el cuerpo.

Hierbas correspondientes: es importante tener en cuenta que cuando se usan hierbas para tratar condiciones secas, el uso de hierbas simplemente para estimular la secreción puede causar MÁS sequedad en lugar de menos al provocar una mayor pérdida de líquidos.
No se trata solo de producir o introducir líquidos, sino que es igualmente importante ayudar al cuerpo a retenerlos, absorberlos y utilizarlos mejor. Por lo tanto, tenemos varias categorías diferentes de hierbas más apropiadas para este estado del tejido, dependiendo de si realmente ayudan a generar más líquidos en el cuerpo (adaptógenos), ayudan a tonificar los tejidos para retener mejor los líquidos que se pierden por sudoración excesiva, micción, sangrado o similares (astringentes, véase también el estado del tejido laxo) o simplemente proporcionan hidratación inmediata adicional (como con tónicos aceitosos y demulcentes).

Adaptógenos y tónicos dulces (construyen fluidos): Withania somniferum, Panax spp, Aralia spp., Glycyrrhiza glabra y afines spp. Codonopsis pilosula, Avena spp., Polygonatum spp.

Demulcentes (Aportan Fluidos): Althaea, Malva spp y otras Malvaceae, Ulmus rubra, Ulmus pumila (y otras especies de U. mucilaginosas), Linum spp.

Tónicos Oleosos (Aportan Aceites): aromáticas Salvia spp., Ligusticum spp., Angelica spp., Aralia spp., Arctium spp., Linum spp.

Astringentes (Retienen Líquidos): aromáticas Salvia spp., Rhus spp.

Humedad (Estancamiento)

Definición: A diferencia del estado tisular anterior donde no hay suficiente líquido en el cuerpo, el estado húmedo del tejido ocurre donde hay demasiado líquido en el organismo, lo que eventualmente resultará en estancamiento y letargo.
Esto generalmente ocurre porque los canales habituales de eliminación están de alguna manera bloqueados o dañados o hay una función metabólica debilitada.

Características observables: Tejidos llenos, excesivamente regordetes (edema), piel de aspecto opaco, disminución de la expresión de los tejidos (que se ve más fácilmente en la cara, lo que hace que la persona se vea algo apagada o sin expresión), hipoinmunidad con estancamiento linfático. Flema excesiva y una sensación general de pesadez. Lengua generalmente saburral, a menudo hinchada y húmeda.

Hierbas correspondientes: los remedios más apropiados para este estado tisular suelen aumentar la eliminación y fomentar una mayor función metabólica. En el herborismo occidental tendemos a pensar en este tipo de hierbas como alterativas o limpiadoras de sangre. Casi todas estas plantas tienen al menos un sabor algo amargo, y algunas también tienen un elemento aromático. Estas hierbas drenan la humedad, mueven la linfa estancada y generalmente aumentan la función circulatoria, hepática, renal y digestiva. También hay una clase de hierbas nutritivas y saladas que complementan el metabolismo y ayudan a aumentar suavemente la eliminación.

Amargos Digestivos: Gentiana, Cynara, Frasera, Iris, Taraxacum, Berberis, Rumex crispus, Juglans spp., etc.

Tónicos metabólicos salados: Urtica spp., Trifolium pratense, Stellaria media, Galium aparine, Sambucus spp. flores etc

Tenso (Constricción)

Definición: Tensionar es básicamente apretar. Si tocas un instrumento, serás muy consciente de la importancia de tener la cantidad justa de tensión. Muy poca tensión y las cuerdas estarán sueltas y sin sonido y la voz plana e inexpresiva. Demasiada tensión y las cuerdas rompen, el parche del tambor se parte y la voz se vuelve aguda. La cantidad justa y tenemos un sonido dinámico, fácil de adaptar y hermoso.
Lo mismo ocurre con los tejidos, baja la tensión y nuestros cuerpos responden como es debido, se recuperan, retienen y mueven fluidos de manera eficiente y envejecen con gracia y de forma gradual.
Demasiada tensión crea irritabilidad emocional, aflicciones espasmódicas y un eventual desgaste de los tejidos que están demasiado tensos. El estado del tejido tenso está asociado con la circulación restringida de sangre, fluidos y, lo que es más importante, la fuerza vital. Esto a menudo resulta en tensión muscular (suave y esquelética), espasmos musculares, tensión nerviosa y sentimientos de inquietud e irritabilidad. El agotamiento eventual puede seguir a la constricción crónica debido al estancamiento de energía a largo plazo y la falta de circulación vital.

Características observables: irritabilidad y tensión emocional, espasmos, dolor espasmódico, síntomas repetitivos o alternantes (como dice Wood) como escalofríos rotativos y fiebre o estreñimiento y diarrea alternos. Los episodios aleatorios de hipo y vómitos también pueden estar asociados con el estado del tejido tenso. La circulación deteriorada o irregular debido a la constricción vascular, las manos temblorosas, los temblores y la lengua temblorosa (aunque esto también puede deberse a una deficiencia directa) también son signos reveladores de este estado tisular.

Hierbas correspondientes: La categoría principal de plantas adecuadas para el estado de tensión es acre. Astringente para el estado laxo del tejido (y recordad que Tenso~Laxo es un espectro), acre no es un sabor sino una sensación. Es la sensación de escozor y ardor (especialmente notable en las membranas mucosas) causada por ciertas plantas en un grado u otro. Es más obvio en plantas como Cayena, donde respirar incluso una pequeña cantidad de polvo puede causar una sensación de ardor similar a un tic en la parte posterior de la garganta. De la misma manera, poner hojas o raíces de anémona recién picadas en las cutículas, la boca o simplemente en cualquier lugar cerca de los ojos puede causar una molestia notable.

El sabor acre en la cantidad correcta relaja la tensión y disminuye la constricción de los tejidos. Estas hierbas son relajantes (antiespasmódicas) de una manera específica que es particularmente buena para relajar el exceso de tensión. Las hierbas acres tienen muchos sabores (literalmente), desde la acritud directa de Lobelia hasta el sabor dulce (con cantidades variables de amargo) con una impresión acre de Actaea rubra y racemosa hasta la acritud extrañamente aromática de Valeriana. Todos son excelentes para eliminar los espasmos y reducir la tensión, pero tienen diferentes sutilezas según sus sabores primarios.

Acre: Anemone acre spp.,spp. de Lobelia acre, spp. de Capsicum, spp. de Agrimonia, hoja de Morus alba.

Acre y dulce: Actaea rubra, Actaea racemosa, Liriodendron, Flores de crisantemo.

Aromáticos ácidos: Symplocarpus foetidus, Piper methysticum, Valeriana spp., Mentha arvensis, Nepeta cateria, Vitex spp.

Amargos ácidos: Verbena spp., Humulus lupulus, Garrya spp.

Laxo (Atonía)

Definición: La laxitud se ve comúnmente como tejido excesivamente relajado que carece de expresión y ya no mantiene su forma o fluidos. Esto se puede observar en la piel que ha perdido su elasticidad, prolapso de órganos, membranas mucosas empapadas de agua (como en las encías esponjosas), venas varicosas y lengua húmeda y flácida. Los fluidos tienden a fluir a través de los tejidos laxos en lugar de contenerlos y transportarlos adecuadamente, creando un ambiente pantanoso e ineficiente, generalmente acompañado por una ecología bacteriana interrumpida. A menudo hay una pérdida excesiva de líquidos a través de la orina, el sudor, la diarrea y la sangre, según la situación. En casos de laxitud tisular de moderada a severa, también habrá un drenaje debido a una contención inadecuada de la fuerza vital, lo que resultará en fatiga a largo plazo y baja energía general.

Características observables: tejido flojo e inexpresivo (especialmente notable en la cara), prolapso de órganos, vulnerable a infecciones crónicas, pérdida excesiva de líquidos al orinar, sudor, diarrea, vómitos, sangrado, etc., lo que puede provocar sequedad constitucional a largo plazo. La lengua puede estar húmeda y sin forma.

Hierbas correspondientes: aquí estamos buscando por plantas que den tono y ayuden a los tejidos a mantener su forma y funcionar de manera eficiente. Tonificar es apretar y juntar, disminuyendo así la permeabilidad de los tejidos. Los astringentes encajan perfectamente aquí, ya que provocan la contracción del tejido con que entran en contacto y, como tales, ayudan a prevenir la pérdida de líquidos mientras ayudan al organismo a funcionar correctamente donde hay una relajación/laxitud excesiva.

Los astringentes a menudo (pero no siempre) tienen un sabor agrio, algunos en cambio (o también) pueden ser dulces o amargos o aromáticos o alguna combinación. Ten en cuenta que el uso excesivo de astringentes puede eventualmente impedir la absorción de nutrientes a través del intestino, tonificando hasta el punto de impermeabilizar los tejidos.
Los astringentes suaves tienden a ser mejores, especialmente en problemas crónicos. Los astringentes fuertes tienen un lugar en el tratamiento de la pérdida aguda de líquidos, como hemorragia o disentería potencialmente mortal.
La astringencia es causada por los taninos de la planta, que dieron nombre al proceso de curtido de las pieles.
Curtir la piel de un animal la hace menos vulnerable a la descomposición y también la hace mucho menos permeable a los fluidos. El astringente es una sensación, lo que significa que afecta a cualquier tejido con el que entra en contacto en lugar de depender de que se pruebe o se ingiera, por lo que los astringentes son muy útiles de la misma manera externamente, aunque, por supuesto, el tratamiento de un estado de tejido laxo sistémico debe hacerse internamente también.

Astringentes: Quercus spp., Rosa spp., Rhus spp., Malus spp., Myrica spp., Agrimonia spp., Geum spp., Rubus spp., Camelia sinensis, Collinsonia, Salvia aromática spp., Hamamelis virginiana.

Un recordatorio: no te ralles forzando en poner las cosas en categorías, los estados de los tejidos y otros diagnósticos son patrones generales observables, no reglas estrictas y rápidas. Hay mogollón de excepciones e idiosincrasias, así que sé flexible en tu enfoque, practica y piensa en ello como guías en lugar de una ruta establecida.
Ver estados mixtos de tejido en un individuo es muy común y debería esperarse, y aquí es donde entra en juego la belleza de la formulación.

Referencias:

The Philosophy of Physiomedicalism: Its Theorem, Corollary, and Laws of Application for the Cure of Disease, J. M. Thurston (1900)

The Practice of Traditional Western Herbalism, Matthew Wood

Study Guide to the Six Tissue States, Matthew Wood

Herbal Properties & Actions, Jim McDonald

The Western Herbal Tradition, Graeme Tobyn, Alison Denham and Margaret Whitelegg

Out of the Earth; the Essential Book of Herbal Medicine, Simon Mills

Culpeper’s Medicine, Graeme Tobyn

1 comentario en “Comprensión de los estados de los tejidos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *